lunes, 1 de diciembre de 2008

18 años de prisión como regalo navideño le dieron a Fabricio Ojeda

El 1ro. De Diciembre de 1962 como regalo de Navidad el Consejo de Guerra condena a 18 años de prisión a Fabricio Ojeda
Fabricio Ojeda y otros once guerrilleros fueron condenados por el Consejo de Guerra Permanente que preside el coronel José Daniel Vera Custodio a 18 años de prisión como cabecillas de los movimientos armados que han sostenido choques con las fuerzas militares.
En la sentencia que consta de once piezas fueron condenados a 16 años y ocho meses de presidio otros 78 guerrilleros, siete fueron pasados a tribunales de menores y 31 recibieron fallos absolutorios, la condenatoria se fundamenta en los artículos 476 ordinal 1ro. Y 477, 479 y 487 del Código de Justicia Militar.
Los identificados como cabecillas y condenados a 18 años son: Lubén Petkoff, Fabricio Ojeda, Oscar Guaitero, Gregorio Lunar, Neptalí Barbera, Luis Felipe Ojeda, Pedro Rachid Ramos, Edgar Mizal, Clodosvaldo Russian, Rufo Meneses, José Manuel Saher, Antonio Pardo y Eduardo Ortiz Bucarán.
Tan pronto se concluyo la lectura de la sentencia, cinco abogados de la defensa apelaron a la misma.
Fabricio fue detenido por la policía en la carretera Acarigua-Guanare quienes lo entregaron en Octubre al Comando de la 3ra. División del Ejercito con sede en Barquisimeto, conducido al Cuartel San Carlos a mediados de Noviembre del 62 fue llevado junto a otros valientes combatientes al Gimnasio de Conejo Blanco para ser juzgado por el Tribunal Militar especialmente nombrado, Fabricio “llamado Comandante Roberto” fue uno de los condenados a 18 años de prisión.
Fabricio siempre valiente dijo en uno de sus alegatos:
En Venezuela no hay democracia porque Betancourt se ha convertido en el principal culpable de la crisis que …… al país y en su desesperación y soberbia histérica no encuentra otro camino que la represión brutal y la amenaza constante. Si interés de entregar el país al imperialismo para convertirlo en un Estado Libre Asociado, su sectarismo enfermizo y su pequeñez moral, la han llevado al control de la desvergüenza y de la iniquidad. ¡Abajo Cadenas! ¡Muera la opresión! Por la Patria y por el Pueblo! ¡Viva la Revolución!
Como todos los guerrilleros que fueron juzgados, nuestro Comandante Roberto (Fabricio Ojeda) dijo que no abjuraba de su condición de guerrillero.
Luego del fallo condenatorio fueron trasladados a la cárcel de Trujillo, estuvo preso hasta el 15 de Septiembre del 63 cuando se fugo espectacularmente.

Honor y Gloria al Comandante Roberto