sábado, 30 de agosto de 2008

AN retoma investigación sobre violación de derechos humanos durante la IV República

(Foto: Douglas Bravo en la Sierra de Falcon)

La Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Nacional (AN) retomará las investigaciones sobre los sucesos registrados durante los años 60, 70 y 80 a raíz de la lucha armada, durante los gobiernos de la IV República.
El presidente del ente parlamentario, diputado Reinaldo García, indicó este martes, que durante esos años aparecían personas muertas por razones políticas y por estar supuestamente vinculados con la guerrilla.
Dijo que en el acto de instalación de la mencionada comisión, invitarán a los ex comandantes guerrilleros de la época, Douglas Bravo, Francisco Prada y el comandante 'Magoya', entre otros viejos guerrilleros.
García, expresó, que también convocarán a todas aquellas personas que de una manera u otra tengan informaciones con relación a los crímenes perpetrados en esos años, a fin de que rindan cuenta ante la justicia venezolana. '
Queremos que los responsables de torturas, desapariciones forzosas y otra clase de delitos, paguen por sus crímenes cometidos', manifestó el legislador. Reveló que con la colaboración de organismos de seguridad, la comisión tratará de buscar los culpables de esos asesinatos y de sus familiares para reactivar las investigaciones de esos hechos de violencia.
El diputado García informó igualmente, que investigarán la muerte de varios dirigentes sindicales en el estado Bolívar, donde al parecer existe una mafia que pretende contratar los cargos en las empresas estratégicas de la entidad. '
Vamos investigar todo lo que tenga que ver con violaciones de los derechos humanos, y para ello necesitamos realizar un trabajo arduo, objetivo y transparente', enfatizó.

1 comentario:

chamoven dijo...

Durante esos fatídicos 40 años de “democracia representativa”, un pequeño sector se benefició de toda la riqueza de nuestro país a costa de más del 82% de los excluídos. En esa época se nos persiguió, torturó y muchos sufrimos la privación ilegítima de nuestra libertad, confinándonos, no sólo a los calabozos (tigritos , celdas ubicadas en los sótanos terrosos de aquel cuerpo represivo (Disip, ubicada en Los Chaguaramos-Caracas), -celdas éstas de tétrico aspecto y tan reducidas que sólo de pié podíamos estar; pegados a nuestro pecho sus barro-tes y dos hombres fuertemente armados, apuntándonos delante de las rejas , amenazándonos a cada momento con dispararnos si nos atrevíamos a respirar siquiera , totalmente incomunicados-, sino que muchos de nosotros fuimos llevados a aquellos campos de concentración llamados TO, Teatros de Operaciones militares que desvirtuaron su razón, para convertirse en centros de torturas y muerte.

Esto sucedió sin que la “pacífica, bonachona, y “decente” “sociedad civil” se pronunciara; por el contrario, y con la crueldad más grande, decían que éramos asesinos y merecíamos esos castigos. Trabajé por muchos años en la UCV, hoy jubilada. Cuántos atropellos, cuánto horror: Cualquier protesta estudiantil ó de empleados era sofocada por los cuerpos represivos a tiros,a matar, cumpliendo con aquella órden “disparen primero, averiguen después” Fui testigo del feroz allanamiento a nuestra Alma Mater:


Horror, incertidumbre, impotencia...!