miércoles, 24 de junio de 2009

La gloriosa batalla de Carabobo consagra la independencia de Venezuela

La gloriosa batalla de Carabobo consagra la independencia de Venezuela

El 19 de junio de 1821, el Libertador Simón Bolívar movió el ejército de San Carlos hacia la sabana de Carabobo. El 20 atravesó Tinaco y el día 23, en Los Taguanes pasó revista a las tropas que en esa ocasión vestían sus uniformes de gala. Tres divisiones formaban el Ejército Libertador: La primera al mando de José Antonio Páez, integrada por la Legión Británica, por los Bravos de Apure y doce escuadrones de caballería llanera; la segunda división a las órdenes de Manuel Cedeño; y la tercera al mando de Ambrosio Plaza. Sumaban 6.400 soldados.
Tal día como hoy, el 24 de junio de 1821, al amanecer, la vanguardia ocupó las alturas de Bella Vista. Al frente, estaba el enemigo con seis columnas de infantería y tres de caballería preparadas para el combate. El Libertador, montado en el caballete de una choza, observó al enemigo y dispuso las órdenes de lo que sería una de sus brillantes victorias y consagraría la independencia de Venezuela.
El Ejército Libertador atacó por la derecha a los realistas causando su sorpresa y dejando inútiles las defensas preparadas por Miguel de La Torre. Páez con sus batallones amenazó con envolverlo y diezmar su retaguardia. A Páez lo seguían las tropas de Cedeño. Cuando el batallón Apure subía la colina para entrar a la sabana, recibió el choque del batallón Burgos y ya comenzaba a ceder cuando fue auxiliado por una carga de bayoneta de la Legión Británica. La batalla se generalizó en toda la sabana de Carabobo. Cedeño y Plaza cargaron sobre el enemigo, mientras Páez se comprometía más en el combate, incluso personalmente al frente de su Estado Mayor y 100 lanceros selectos de su guardia. La mayoría de los batallones realistas fueron destrozados. Los renombrados Lanceros del Rey huyeron por el camino de El Pao. El batallón Valencey logró salvarse gracias a la disciplina de sus oficiales, retirándose del campo de batalla. La victoria de los patriotas fue total. Hubo qué lamentar la terrible pérdida de Cedeño, caído al cargar sobre el Valencey; la de Ambrosio Plaza y de Thomas Farriar, el valiente jefe de la Legión Británica. Cuando Bolívar se acercó a Plaza, éste, moribundo le dijo: “Mi general, muero con gusto en el campo de victoria y en el punto más avanzado donde no llegó Páez”. A Páez le dio un fuerte ataque de parálisis en medio de la batalla y estuvo a punto de perecer. El Libertador lo ascendió a general en jefe en el propio campo donde Venezuela conquistó la independencia para siempre.
En el parte de la Batalla, Bolívar dijo: “Acepte el Congreso Soberano en nombre de los bravos que tengo la honra de mandar, el homenaje de un ejército rendido, el más grande y hermoso que ha hecho armas en Colombia en un campo de batalla”.


Hoy es el día del Ejercito Venezolano decretado como tal por el Presidente General Eleazar López Contreras el 24 de junio de 1939.
El Decreto de creación esta suscrito por los Ministros de Relaciones Interiores y de Guerra y Marina, Luis Gerónimo Pietri e Isaías Medina Angarita y, en el texto del mismo, enarbolando la gloria eterna lograda por las armas republicanas el 24 de junio de 1821 y el carácter que tiene el Ejercito de la Nación como fiel guardián de las glorias que blasonan la epopeya bolivariana, se declara que el 24 de junio de cada año se debe considerar como Día del Ejército Venezolano, Forjador de Libertades.
Hace 187 años en 1821 se vivió un día estelar de nuestra historia venezolana cuando, en las llanuras de Carabobo se consolidó, con una muy importante victoria militar, la libertad política de Venezuela y su expresión como Nación soberana Bolívar, jefe indiscutido de la victoria se proyectó para siempre como un extraordinario conductor militar. Por esa victoria cada 24 de junio es día del Ejército venezolano y en honor a la Batalla y al Día, se ha creado numerosas compañías, grupos, batallones , comandos y unidades del Ejercito de Venezuela
Las noticias de la Batalla de Carabobo
Eleazar Diaz Rangel
Librada un día como hoy de 1821, en Valencia, el Libertador Simón Bolívar escribió seguidamente un parte al Congreso Nacional que comenzaba diciendo: "Ayer se ha confirmado con una espléndida victoria el nacimiento político de la República de Colombia".
Su informe fue estructurado como lo habría hecho un reportero del siglo XX que escribía sus noticias ordenándolas según su importancia; después se podía leer el relato de la batalla.
Bolívar instruyó para que ese parte suyo se tradujera al inglés y al francés, a fin de facilitar la difusión de tan trascendente noticia en Europa, USA, Jamaica y Trinidad, y que fuese impresa una edición extraordinaria del Correo del Orinoco, que apareció un mes después, el 25 de julio.
En Caracas se conoció la noticia con la entrada de Bolívar al frente de sus tropas el 26 de junio. El 9 de julio se enteró Maracaibo, mediante un informe del entonces ministro de Guerra, coronel Pedro Briceño Méndez, que publicó El Correo Nacional, de esa ciudad.
El 25 de julio apareció la noticia en New York Gazette, y en Londres, el 21 de agosto en The Times, en breves notas; luego en París, y en otras capitales del mundo.
Pero no tienen ustedes idea de lo que hizo la prensa española. Todavía en el mes de agosto ninguno de los periódicos de ese país daban cuenta de lo sucedido en Carabobo, y hasta llegaron a infor mar que las tropas españolas habían triunfado.
El extremo de esta manera de ver los hechos se puede leer el 11 de septiembre de ese mismo año en El Universal. Según un ensayo de Manuel Pérez Vila, ese periódico madrileño "afirmaba que Simón Bolívar había sido arrestado por sus propias tropas, y entregado en persona al general La Torre".
No fue sino hasta el 29 de ese mismo mes cuando otro periódico español, La Miscelánea, le contó la verdad a los lectores, e informaba que "Nosotros no poseemos, en todo ese vasto y bello país, más que la ciudad de Cartagena".
Como pueden ver, la deformación de los hechos referidos a Venezuela en la prensa española no es ninguna novedad, data de hace 188 años.