jueves, 13 de noviembre de 2008

Núcleo de desarrollo endógeno Fabricio Ojeda y libreros internacionales

Culmina I encuentro internacional de libreros
Acto que finalizó con la entrega de certificados de asistencia con la participación de más de 60 libreros internacionales.
"Los libreros son los magos que tienen el poder de desvelarnos la belleza y el valor infinito de los libros, los jugadores que siempre apuestan por la obra acertada y las Celestinas que emparejan al lector con el autor en uniones que, a veces, son eternas. Nadie puede discutir que la pasión de muchos lectores por un libro nació de las palabras de un librero. Ellos son, de este modo, la voz de quienes nos leen y los críticos a los que deberíamos escuchar".
Este miércoles culminó el Primer Encuentro Internacional de Libreros en el Núcleo de Desarollo Endógeno Fabricio Ojeda, en el sector Gramoven de Catia, actividad enmarcada en IV Feria Internacional del Libro de Venezuela 2008.
Los Libreros de España, Argentina, Uruguay, Ecuador, Estados Unidos, Colombia, Cuba, Suiza, El Salvador y Venezuela han compartido sus experiencia durante tres días.
El Encuentro sirvió para realizar mesas de trabajo donde se recopilaron las ideas y preocupaciones de los participantes. Entre ellas las diferencias y límites de un librero y un vendedor de libros.
Quien pone el libro en las manos del lector, quien logra atraer la curiosidad de quien busca, no una herramienta, un articulo cualquiera, sino un delicado objeto que le haga compañía en un placentero momento de soledad, que le enseñe, lo sorprenda, lo conmueva, no puede ser tan solo un vendedor.
Es evidente que las personas que visitan las librerías no se acercan para escuchar respuestas de índole referencial de precio o garantía, sino a un guía, alguien que esté dispuesto a escuchar y descifrar, quizás el pedido mas extraño y contradictorio que existe en el mercado: un libro, una historia. Pero también el lector-comprador busca a alguien que esté dispuesto a conversar, el librero vende palabras, el librero te acompaña a la búsqueda de una história, un anécdota que te invite a la lectura.
A los libro no hay que temerles, ni por su tamaño, ni por su contenido, ni mucho menos por su precio sólo hay que abrir los horizontes y dejarse llevar por un compañero, que le servira de mucho a lo largo de la vida.
Cuando el librero o librera conoce la historia y se la trasmite a ese enigmático visitante, le da un vínculo oculto, un libro crea un puente y el librero no será olvidado.
Como parte del desarrollo de este oficio se tiene previsto la iniciación de la primera escuela de libreros universitarios en Venezuela, un espacio para la reflexión y construcción de propuestas de acción intelectual, dentro de los vigorosos procesos de cambio que vive América Latina.
La culminación del encuentro tomó por sorpresa a todos los libreros, trasladarse al Núcleo Endógeno Fabricio Ojeda fue una experiencia única, se les ofreció una charla histórica del núcleo y luego se llevo a cabo el recorrido por las instalaciones y por último la entrega de certificados.